¿Un bebé puede romper tu pareja?

¿Un bebé puede romper tu pareja?
Autor: Aletea Psicología Categoría: Aletea Psicología 26 October 2019

Es una pregunta que no tantas parejas se plantean ni tienen en cuenta en sus procesos de maternidad y paternidad, y que por la realidad que nos estamos encontrando, sería bueno contemplar más de lo que suele hacerse.

Porque cuando se tiene un bebé todo se transforma de forma drástica sin tiempo para adaptarse ni procesar los cambios, y se entra en un modo de supervivencia durante meses, en los que si no te cuidas tanto a nivel individual como de pareja, se sufre un importante deterioro en ambos.

La llegada de un bebé supone una dedicación absoluta durante 24 horas para cubrir sus necesidades, dejando las propias en un enésimo plano y muchas veces sin llegar a cubrirlas nunca. Por ello es importante tener conciencia al respecto y así poder mantener un mínimo de autocuidado, para no dejarse arrastrar únicamente por la nueva y absorbente realidad.

En cuanto a la pareja, es verdad que la aparición de un bebé relega a la otra persona, que no solo deja de ser la más importante de la casa, sino que deja incluso de haber tiempo siquiera para dedicarle a compartir una conversación fuera de los temas relacionados con la crianza.

Por eso es muy importante buscar dentro de las posibilidades de cada caso, un resquicio de espacio para compartir a solas.

Es fundamental también tener una comunicación de buena calidad donde quepa expresar las emociones, que en muchas ocasiones van a ser de agobio, desesperanza, miedo, incertidumbre y cansancio extremo… Es fundamental poder hablar de ello, explicar lo vulnerables que nos podemos sentir en determinados momentos para poder sentirnos acogid@s y comprendid@s por el otro. A veces solo esto va a favorecer que el calor de la relación se mantenga vivo, y va a afianzar la unión.

Otro aspecto crucial que ayuda a superar esta etapa, es tomar conciencia de que estamos en un período de adaptación, que no es algo que vaya a durar siempre, y que si bien es cierto que tener hij@s supone importantes renuncias, también lo es que la crianza va cambiando en cuanto a las exigencias de energía, tiempo y sobretodo sueño, por lo que si nos planteamos esta época a veces oscura como algo transitorio que se irá transformando, nos ayudará también a vivirlo con más esperanza.

Obviamente no son todo dificultades y momentos duros durante este período… tener hijos te llena de energía, amor y una forma de felicidad diferente a todo lo que conocías hasta ahora…quizá por eso la gente repita y no viva esta época como algo tan terrorífico.

Por todo ello a pesar del sacrificio, de disfrutar del infinito amor que nos reportan los pequeños y pequeñas de la casa, debemos también hacer un esfuerzo por cuidarnos a nivel personal y también por preservar ese espacio de pareja. Todo ello en la medida de lo posible, y sin exigencias extra cuando no cumplimos expectativas, que bastante carga se aguanta ya.

Así que para poder disfrutar de una maternidad y paternidad más saludable os animamos a que tengáis estos aspectos en cuenta para que así ese esfuerzo titánico que muchas veces mamás y papas hacen, se vea dulcificado por una relación saludable y enriquecedora que nos renueve las energías .